arrow_drop_up

Filtrar por

Categorías

Categorías

Marca

Marca

Peso

Peso

Precio

Precio

Modelo

Modelo

Sistemas de sujeción

Los sistemas de sujeción aportan una estabilidad adicional al usuario en silla de ruedas, pero también pueden ser utilizados para restringir movimientos no deseados o incluso inmovilizar por completo con los cinturones a cama. 

Poder garantizar la seguridad del paciente es esencial, y es por eso que el uso de estos sistemas de seguridad se utilizan para evitar caídas o autolesiones.

Restringir el movimiento no debe ser incómodo, por lo que nuestros sistemas de sujeción ortopédicos están adaptados para ofrecer seguridad y comodidad tanto en el usuario como en el cuidador.

Tipos de sistemas de sujeción

En Clinicalfy contamos con sistemas de sujeción para silla de ruedas y sistemas de sujeción a la cama, según las necesidades del paciente.

Leer más
Leer menos

Sistemas de sujeción

Hay 56 productos.

Mostrando 1-24 de 56 artículo(s)
Filtros activos
Mostrando 1-24 de 56 artículo(s)

Preguntas frecuentes sobre sistemas de sujeción

¿Cuáles son los diferentes tipos de sistemas de sujeción y inmovilizadores disponibles?

Los sistemas de sujeción e inmovilizadores vienen en varias formas y tamaños para satisfacer diferentes necesidades. Aquí te presento algunos tipos comunes:

Sistemas de sujeción médica: Se utilizan en el ámbito de la salud para limitar el movimiento de los pacientes y evitar que se lesionen. Estos pueden incluir correas de muñeca y tobillo, chalecos de sujeción, correas de cama y sujeciones de la cintura.

Inmovilizadores de extremidades: Estos dispositivos se utilizan para estabilizar las extremidades en caso de lesiones, como fracturas o dislocaciones. Esto puede incluir férulas, yesos y cabestrillos.

Collares cervicales: También conocidos como collares de cuello, estos dispositivos limitan el movimiento de la cabeza y el cuello después de una lesión de la columna cervical.

Tablas de inmovilización: Se utilizan en los servicios de emergencia y rescate para inmovilizar a una persona que ha sufrido un trauma, especialmente en caso de lesiones de la columna vertebral. Las tablas de inmovilización a menudo se utilizan junto con collares cervicales y correas de sujeción.

Sistemas de sujeción para procedimientos quirúrgicos: Estos sistemas están diseñados para mantener al paciente en una posición específica durante una operación o un procedimiento médico.

Sistemas de sujeción para pediatría: Estos sistemas están diseñados específicamente para niños y bebés, y a menudo son más pequeños y suaves que los sistemas de sujeción para adultos.

Sistemas de sujeción geriátrica: Son dispositivos de sujeción diseñados específicamente para personas mayores, a menudo utilizados para prevenir caídas o lesiones en personas con demencia u otras condiciones que pueden causar agitación o confusión.

¿Qué materiales se utilizan en la fabricación de estos sistemas de sujeción? ¿Son hipoalergénicos? ¿Son resistentes al agua o a las manchas?

Los sistemas de sujeción e inmovilizadores pueden estar hechos de una variedad de materiales, dependiendo de su propósito específico. Algunos de los materiales comúnmente utilizados incluyen:

Nylon o poliéster: Estos materiales son duraderos, resistentes a las manchas y a menudo se utilizan en correas y cinturones de sujeción. El nylon y el poliéster también son relativamente fáciles de limpiar, lo que puede ser importante en un entorno de atención médica.

Espuma: Algunos sistemas de sujeción, como ciertos inmovilizadores de extremidades, pueden estar hechos de espuma para proporcionar un soporte suave y cómodo. La espuma también puede ser resistente al agua, lo que puede ser útil en ciertos escenarios.

Plástico o acrílico: Algunos inmovilizadores, como las férulas y los collares cervicales, pueden estar hechos de plástico o acrílico. Estos materiales son duraderos y pueden ser moldeados para proporcionar un soporte específico.

En cuanto a si los materiales son hipoalergénicos, depende del producto específico y del fabricante. Algunos sistemas de sujeción están diseñados para ser hipoalergénicos para reducir el riesgo de reacciones alérgicas. Si tú o el paciente tienen alergias conocidas a ciertos materiales, esto debe tenerse en cuenta al seleccionar un sistema de sujeción o inmovilizador.

¿Cómo se utilizan los sistemas de sujeción e inmovilizadores? ¿Requiere capacitación para su uso?


El uso de sistemas de sujeción e inmovilizadores puede variar dependiendo del tipo de dispositivo, el propósito y el paciente. Aquí te proporciono algunos ejemplos de cómo se pueden utilizar estos dispositivos:

Sistemas de sujeción médica: Estos dispositivos suelen fijarse a una cama, silla o camilla y se ajustan alrededor de las muñecas, los tobillos, el pecho o la cintura del paciente para limitar el movimiento. Deben ser utilizados sólo cuando sea absolutamente necesario para la seguridad del paciente y deben ser aplicados y supervisados por un profesional de la salud capacitado.

Inmovilizadores de extremidades: Los inmovilizadores de extremidades, como las férulas y los cabestrillos, se colocan alrededor de la extremidad lesionada para mantenerla en posición y evitar más daños. Deben ser aplicados por un profesional de la salud o alguien capacitado en primeros auxilios.

Collares cervicales: Estos dispositivos se colocan alrededor del cuello del paciente para limitar el movimiento de la cabeza y el cuello. Deben ser aplicados por un profesional de la salud o alguien capacitado en primeros auxilios.

Tablas de inmovilización: Estas tablas se utilizan en situaciones de emergencia para inmovilizar a una persona que ha sufrido un trauma. El paciente es asegurado a la tabla con correas de sujeción. Este procedimiento debe ser realizado por profesionales de emergencias médicas o alguien capacitado en rescate y primeros auxilios.

En cuanto a si se requiere capacitación para el uso de sistemas de sujeción e inmovilizadores, la respuesta es generalmente sí. La aplicación incorrecta de estos dispositivos puede causar daño al paciente, incluyendo lesiones en la piel, circulación reducida, estrés emocional y, en casos extremos, asfixia. Por lo tanto, es esencial que cualquier persona que utilice estos dispositivos esté debidamente capacitada en su uso correcto y seguro. Esto puede incluir profesionales de la salud, personal de atención, profesionales de emergencias médicas y, en algunos casos, cuidadores familiares o individuos capacitados en primeros auxilios.

¿Cómo se limpian y mantienen estos productos para garantizar su durabilidad y seguridad?

La limpieza y mantenimiento de los sistemas de sujeción e inmovilizadores son aspectos cruciales para garantizar su durabilidad, seguridad y eficacia. Aquí te proporciono algunas pautas generales, aunque siempre debes consultar las instrucciones del fabricante para cada producto específico:

Limpieza: Algunos sistemas de sujeción e inmovilizadores pueden ser lavados a mano o en la lavadora, siempre y cuando se retiren las partes metálicas o plásticas no lavables antes. Es importante usar detergentes suaves y no usar blanqueadores, ya que estos pueden debilitar los materiales. Después del lavado, los productos deben dejarse secar completamente antes de su uso.

Inspección regular: Debes inspeccionar regularmente los sistemas de sujeción e inmovilizadores en busca de signos de desgaste o daño, como rasgaduras, roturas o desgaste del material. Si se encuentra alguno de estos signos, el producto debe ser reemplazado.

Almacenamiento adecuado: Cuando no estén en uso, los sistemas de sujeción e inmovilizadores deben ser almacenados en un lugar seco y limpio. No deben ser expuestos a temperaturas extremas o a la luz solar directa, ya que esto puede dañar los materiales.

Uso correcto: Para garantizar la durabilidad y seguridad de los sistemas de sujeción e inmovilizadores, es importante usarlos correctamente. Esto significa seguir las instrucciones del fabricante y usar los productos sólo para el propósito previsto.

Capacitación del personal: Como mencioné anteriormente, la capacitación adecuada del personal es crucial para el uso seguro y efectivo de los sistemas de sujeción e inmovilizadores. Esto incluye la capacitación sobre cómo aplicar y ajustar los productos correctamente, cómo supervisar a los pacientes que los llevan puestos y cómo realizar la limpieza y mantenimiento adecuados.

La vida útil específica de estos productos puede variar dependiendo del uso y del cuidado. Por lo tanto, es importante seguir las recomendaciones del fabricante y reemplazar cualquier producto que muestre signos de desgaste o daño.

¿Cuál es la vida útil esperada de estos productos? ¿Requieren recambio de partes o mantenimiento regular?

La vida útil de los sistemas de sujeción e inmovilizadores puede variar considerablemente dependiendo del tipo de dispositivo, la frecuencia de uso, el nivel de cuidado y mantenimiento, y las especificaciones del fabricante. Por ejemplo, un collar cervical de uso único tiene una vida útil mucho más corta que un sistema de sujeción de cama de alta calidad diseñado para uso frecuente en un entorno hospitalario.

Dicho esto, muchos dispositivos de sujeción e inmovilizadores de alta calidad pueden durar varios años con el cuidado y mantenimiento adecuados. Sin embargo, es importante inspeccionar regularmente estos dispositivos para detectar signos de desgaste o daño, como rasgaduras, roturas o desgaste del material. Si se encuentran estos signos, el dispositivo debe ser reemplazado para garantizar la seguridad del paciente.

Algunos dispositivos pueden requerir el reemplazo de piezas o el mantenimiento regular. Por ejemplo, las correas o cinturones pueden desgastarse con el tiempo y necesitar ser reemplazados, y los dispositivos con piezas móviles pueden necesitar lubricación o ajustes periódicos. De nuevo, es importante seguir las instrucciones del fabricante para el cuidado y mantenimiento de estos dispositivos.

Además, aunque estos dispositivos pueden ser duraderos, la tecnología y las mejores prácticas en el cuidado de la salud evolucionan con el tiempo, y puede ser apropiado actualizar o reemplazar estos dispositivos con el tiempo para garantizar que se están utilizando las mejores herramientas disponibles para el cuidado del paciente.

¿Qué precauciones deben tomarse al utilizar sistemas de sujeción para garantizar el bienestar del paciente?

La utilización de sistemas de sujeción requiere precauciones y consideraciones especiales para garantizar el bienestar del paciente. Aunque estos sistemas pueden ser necesarios para prevenir lesiones o garantizar la seguridad, su uso incorrecto puede causar daño físico y emocional. Aquí te proporciono algunas pautas y precauciones importantes a tener en cuenta:

Minimizar el uso: Las restricciones deben ser siempre el último recurso y utilizarse únicamente cuando sea necesario para la seguridad del paciente y no haya otras alternativas viables.

Obtener consentimiento: Siempre que sea posible, se debe obtener el consentimiento informado del paciente antes de utilizar un sistema de sujeción. Si el paciente no puede dar su consentimiento debido a su condición, se debe buscar el consentimiento de un tutor legal o tomar la decisión en base al mejor interés del paciente.

Revisión periódica: La necesidad de sujeción debe ser revisada periódicamente. Si la condición del paciente mejora, las restricciones deben ser retiradas lo antes posible.

Uso correcto y seguro: Los sistemas de sujeción deben ser aplicados correctamente para evitar lesiones. Esto incluye ajustar correctamente el dispositivo y asegurarse de que no está demasiado apretado, ya que podría restringir la circulación.

Supervisión constante: Los pacientes con restricciones deben ser supervisados constantemente para garantizar su seguridad y bienestar. Esto incluye revisar regularmente su circulación y su nivel de confort y controlar los signos de angustia emocional.

Preservar la dignidad del paciente: Se debe hacer todo lo posible para preservar la dignidad del paciente durante el uso de las restricciones. Esto puede incluir cubrir las restricciones con una manta o utilizar dispositivos que sean menos intrusivos o visibles.

Comunicación y consuelo: Es importante comunicarse con el paciente durante todo el proceso, explicándole por qué se necesitan las restricciones y cuánto tiempo se espera que estén en su lugar. Proporcionar consuelo y aseguramiento también puede ayudar a reducir la angustia.

Formación del personal: El personal que utiliza sistemas de sujeción debe estar debidamente formado sobre cómo aplicar, ajustar y supervisar de manera segura estas herramientas.

Estas son pautas generales y pueden variar dependiendo de las políticas específicas del hospital, las regulaciones locales y la condición del paciente.