arrow_drop_up

Filtrar por

Marca

Marca

Peso

Peso

Precio

Precio

Otras categorías

En Clinicalfy contamos con numerosos productos adaptados para personas con discapacidad además de accesorios para facilitar determinadas tareas.

Algunos productos que puedes encontrar pueden ser sillas de ducha basculantes, trona evolutiva, e incluso material de camuflaje específico para militares.

Leer más
Leer menos

Otras categorías

Hay 14 productos.

Mostrando 1-14 de 14 artículo(s)
Filtros activos
Mostrando 1-14 de 14 artículo(s)

-Preguntas frecuentes sobre material desechable

¿Qué se considera material fungible sanitario?

El material fungible sanitario se refiere a los productos médicos de un solo uso que se utilizan en entornos sanitarios y que no están destinados a ser reutilizados después de su primer uso.

Estos productos están diseñados para ser desechados después de su uso en un paciente, lo que ayuda a prevenir la transmisión de infecciones y garantizar prácticas sanitarias seguras.

El material fungible sanitario incluye una amplia gama de productos, como apósitos, guantes médicos, jeringas, agujas, mascarillas faciales, gasas, sondas, catéteres, equipos de infusión, entre otros. Estos productos son esenciales en la prestación de atención médica y se utilizan en diversos entornos, como hospitales, clínicas, consultorios médicos, laboratorios y hogares de cuidado de la salud.

"¿Cuáles son los diferentes tipos de material fungible sanitario disponibles en el mercado? "

El material fungible sanitario abarca una amplia gama de productos que se utilizan en entornos sanitarios y que están diseñados para ser de un solo uso. Algunos de los tipos de material fungible sanitario más comunes disponibles en el mercado incluyen:

Apósitos y vendajes: Incluye apósitos adhesivos, apósitos estériles, vendas elásticas, vendas de gasa y otros productos para el cuidado de heridas.

Guantes médicos: Incluye guantes de látex, guantes de nitrilo, guantes de vinilo y guantes estériles utilizados para proteger las manos del personal médico y prevenir la transmisión de infecciones.

Jeringas y agujas: Utilizadas para administrar medicamentos, extraer sangre u otros líquidos del cuerpo, y realizar procedimientos médicos.

Mascarillas y respiradores: Incluye mascarillas faciales, mascarillas quirúrgicas, respiradores N95 y otros dispositivos de protección respiratoria utilizados para filtrar partículas y proteger contra enfermedades infecciosas.

Gasas y compresas: Utilizadas para limpiar heridas, aplicar medicamentos tópicos y absorber fluidos en procedimientos médicos.

Sondas y catéteres: Incluye sondas urinarias, catéteres intravenosos, catéteres vesicales y otros dispositivos utilizados para drenaje o administración de líquidos en el cuerpo.

Equipos de infusión: Incluye bolsas de infusión, sets de administración intravenosa, sistemas de transfusión sanguínea y otros dispositivos utilizados para administrar fluidos y medicamentos directamente en el cuerpo.

Batas y batas quirúrgicas: Utilizadas para proteger al personal médico y a los pacientes durante los procedimientos médicos y quirúrgicos.

¿Cuáles son los materiales utilizados en la fabricación del material fungible sanitario?

El material fungible sanitario puede estar compuesto por una variedad de materiales, dependiendo del tipo de producto y su función específica. Algunos de los materiales comunes utilizados en la fabricación del material fungible sanitario incluyen:

Látex: Se utiliza en la fabricación de guantes médicos y algunos tipos de catéteres y sondas. Sin embargo, debido a las alergias al látex, se han desarrollado alternativas sin látex para aquellos que presentan sensibilidad al material.

Nitrilo: Es un material sintético que se utiliza en la fabricación de guantes médicos como una alternativa al látex. Los guantes de nitrilo son resistentes a los productos químicos y ofrecen una mayor protección contra las alergias al látex.

Vinilo: Otro material sintético utilizado en la fabricación de guantes médicos. Los guantes de vinilo son cómodos de usar y ofrecen una buena protección contra la transmisión de infecciones, aunque pueden ser menos resistentes que los guantes de látex o nitrilo.

Polipropileno: Es un material ligero y resistente que se utiliza en la fabricación de batas, gorros y cubrezapatos desechables. Proporciona una barrera protectora contra la contaminación y facilita la movilidad durante los procedimientos.

Polietileno: Es un material resistente y flexible utilizado en la fabricación de delantales y cubiertas protectoras para proteger al personal médico y al paciente de la contaminación y los fluidos corporales.

Polímeros absorbentes: Estos polímeros se utilizan en productos como apósitos y compresas para proporcionar absorción y retención de líquidos, ayudando a mantener las heridas limpias y secas.

Acero inoxidable y plásticos médicos: Estos materiales se utilizan en la fabricación de instrumentos quirúrgicos y equipos médicos, como agujas, jeringas, catéteres y equipos de infusión. El acero inoxidable es duradero, resistente a la corrosión y fácil de esterilizar, mientras que los plásticos médicos son livianos y seguros para su uso médico.

¿Existen normas o regulaciones específicas que regulen la calidad y seguridad del material fungible sanitario?

Sí, existen normas y regulaciones específicas que regulan la calidad y seguridad del material fungible sanitario. Estas normas y regulaciones varían según el país y la región, pero suelen estar diseñadas para garantizar la seguridad del paciente, la eficacia del producto y la calidad de fabricación. Algunas de las normas y regulaciones más reconocidas a nivel internacional incluyen:

ISO 13485:2016: Esta norma establece los requisitos para un sistema de gestión de calidad específico para los dispositivos médicos, incluido el material fungible sanitario. Se enfoca en la gestión de riesgos, el control de procesos y la mejora continua.

Directiva de Dispositivos Médicos (93/42/CEE): Es una directiva de la Unión Europea que establece los requisitos para la comercialización y la seguridad de los dispositivos médicos, incluido el material fungible sanitario. Se centra en la seguridad, el rendimiento y los procedimientos de evaluación de conformidad.

FDA (Food and Drug Administration): En los Estados Unidos, la FDA regula la seguridad y la eficacia de los dispositivos médicos, incluido el material fungible sanitario. Los fabricantes deben cumplir con las regulaciones establecidas por la FDA antes de comercializar sus productos.

Normas EN: Las normas EN son estándares técnicos armonizados utilizados en la Unión Europea para la evaluación de conformidad de los dispositivos médicos. Estas normas cubren aspectos como el rendimiento, la seguridad y los métodos de prueba del material fungible sanitario.

Además de estas normas internacionales, muchos países tienen sus propias regulaciones nacionales y agencias reguladoras que supervisan y controlan la calidad y seguridad del material fungible sanitario. Es importante que los fabricantes cumplan con las regulaciones aplicables en el país o región donde se comercializa el producto y que los usuarios sigan las pautas y recomendaciones establecidas por las autoridades sanitarias y los fabricantes para garantizar un uso seguro y eficaz del material fungible sanitario.

¿Qué precauciones se deben tomar al utilizar el material fungible sanitario para garantizar la seguridad del paciente?

Al utilizar material fungible sanitario, es importante seguir ciertas precauciones para garantizar la seguridad del paciente. Aquí tienes algunas precauciones generales a tener en cuenta:

Verificación de integridad: Antes de usar cualquier material fungible sanitario, verifica que el paquete o envase esté sellado de manera segura y no presente daños visibles. Si hay signos de deterioro o contaminación, no utilices el producto y solicita uno nuevo.

Cumplimiento de las instrucciones de uso: Sigue siempre las instrucciones de uso proporcionadas por el fabricante del producto. Esto incluye las indicaciones de esterilidad, el método de uso adecuado y las precauciones específicas.

Lavado de manos: Antes de manipular el material fungible sanitario, lávate las manos adecuadamente con agua y jabón, o utiliza un desinfectante de manos a base de alcohol para minimizar el riesgo de contaminación.

Ambiente estéril: Asegúrate de que el entorno en el que se utiliza el material fungible sanitario esté limpio y estéril. Mantén las superficies de trabajo y los equipos limpios y desinfectados según las pautas apropiadas.

Manipulación cuidadosa: Manipula el material fungible sanitario con cuidado para evitar daños o contaminación. Evita tocar las partes estériles del producto y utiliza técnicas adecuadas para abrir los envases y manipular los componentes.

Eliminación adecuada: Después de usar el material fungible sanitario, deséchalo de acuerdo con las regulaciones locales y las mejores prácticas de eliminación de residuos médicos. Utiliza recipientes de desecho adecuados y asegúrate de que estén correctamente etiquetados.

Vigilancia de reacciones adversas: Presta atención a cualquier reacción adversa o signo de intolerancia que pueda ocurrir después de utilizar el material fungible sanitario. Si se sospecha de alguna reacción inusual, busca atención médica de inmediato.

-Preguntas frecuentes sobre higiene y protección

¿Cuáles son los productos esenciales para mantener una buena higiene y protección sanitaria?

Los productos esenciales para mantener una buena higiene y protección sanitaria pueden variar según la situación y el entorno específicos, pero aquí hay algunos productos que se consideran fundamentales:

Jabón: El jabón es esencial para lavarse las manos correctamente. Se recomienda usar jabón líquido o en barra y lavarse las manos con agua tibia durante al menos 20 segundos para eliminar los gérmenes y la suciedad.

Desinfectante de manos: Los desinfectantes de manos a base de alcohol, con al menos un 60% de alcohol, son útiles cuando no se dispone de agua y jabón. Son especialmente útiles en situaciones de viaje o cuando no hay acceso inmediato a un lavabo.

Mascarillas: Las mascarillas son importantes para protegerse y proteger a los demás de la propagación de enfermedades respiratorias. Las mascarillas pueden ser de diferentes tipos, como mascarillas quirúrgicas, mascarillas de tela o mascarillas respiratorias N95, dependiendo de la situación y los requisitos de protección.

Guantes: Los guantes desechables son esenciales en entornos médicos y en situaciones en las que hay riesgo de exposición a fluidos corporales, químicos u otros contaminantes. Ayudan a proteger las manos y evitar la propagación de gérmenes.

Toallitas desinfectantes: Las toallitas desinfectantes son prácticas para desinfectar superficies y objetos que pueden estar contaminados, como manijas de puertas, mesas o equipos compartidos.

Productos de limpieza y desinfección: Los productos de limpieza y desinfección adecuados son esenciales para mantener la limpieza y la higiene en el entorno sanitario. Esto incluye desinfectantes de superficies, limpiadores antibacterianos y otros productos específicos para eliminar gérmenes y mantener una superficie libre de contaminantes.

Cubiertas de zapatos: Las cubiertas de zapatos desechables o reutilizables son útiles para proteger los zapatos y evitar la contaminación cruzada al ingresar a áreas sensibles, como salas de operaciones o zonas limpias.

Bolsas de desecho: Las bolsas de desecho son esenciales para la eliminación adecuada de productos desechables utilizados en entornos médicos o en situaciones donde se requiere una eliminación segura de productos contaminados.

¿Cuáles son los diferentes tipos de guantes disponibles y cuándo se deben usar?

Existen diferentes tipos de guantes disponibles para diferentes situaciones y necesidades de protección. Aquí tienes una descripción de los tipos de guantes más comunes y cuándo se recomienda usar cada uno:

Guantes de látex: Los guantes de látex son flexibles, resistentes y proporcionan una buena sensibilidad táctil. Son eficaces como barrera de protección contra gérmenes y fluidos corporales. Se utilizan en entornos médicos, como hospitales y consultorios médicos, así como en procedimientos de atención médica, como exámenes y cirugías. Sin embargo, algunas personas pueden tener alergia al látex, por lo que es importante considerar alternativas en esos casos.

Guantes de nitrilo: Los guantes de nitrilo son una alternativa para aquellos con alergia al látex. Son resistentes, duraderos y ofrecen una buena barrera de protección contra gérmenes y productos químicos. Se utilizan en entornos médicos y también en aplicaciones industriales y de laboratorio.

Guantes de vinilo: Los guantes de vinilo son una opción económica, pero ofrecen menos resistencia y sensibilidad táctil en comparación con los guantes de látex o nitrilo. Son adecuados para tareas de protección general en entornos no médicos, como la industria alimentaria y la limpieza.

Guantes estériles: Los guantes estériles están diseñados para ser utilizados en procedimientos médicos y quirúrgicos que requieren un entorno libre de microorganismos. Estos guantes están empacados individualmente y se utilizan para proteger tanto al paciente como al profesional de la salud.

Guantes de uso general: Estos guantes son de uso general y se utilizan en una variedad de aplicaciones, como la limpieza, el manejo de productos químicos no peligrosos y la protección contra contaminantes leves.

¿Qué precauciones se deben tomar al usar productos de limpieza y desinfección en el entorno sanitario?

Al usar productos de limpieza y desinfección en el entorno sanitario, es importante tomar precauciones para garantizar la seguridad y minimizar los riesgos. Aquí tienes algunas precauciones que se deben tener en cuenta:

Leer y seguir las instrucciones: Lee cuidadosamente las instrucciones de uso y las advertencias del producto antes de usarlo. Sigue las recomendaciones del fabricante en cuanto a la dosificación, el tiempo de contacto y las precauciones de seguridad específicas.

Ventilación adecuada: Asegúrate de tener una buena ventilación en el área donde se utiliza el producto. Abre ventanas o utiliza sistemas de ventilación para permitir la circulación de aire fresco, especialmente cuando se utilizan productos químicos con vapores fuertes.

Usar equipos de protección personal (EPP): Utiliza los equipos de protección personal recomendados, como guantes, gafas de seguridad y mascarillas, según sea necesario. Estos equipos ayudan a proteger la piel, los ojos y las vías respiratorias de posibles exposiciones a productos químicos o aerosoles.

Evitar la mezcla de productos químicos: No mezcles diferentes productos químicos, ya que esto puede generar reacciones químicas peligrosas o liberar gases tóxicos. Sigue las recomendaciones del fabricante y utiliza solo los productos químicos compatibles recomendados.

Almacenamiento seguro: Almacena los productos de limpieza y desinfección en áreas designadas, lejos del alcance de los niños y separados de alimentos, medicamentos u otros productos sensibles. Sigue las instrucciones de almacenamiento proporcionadas por el fabricante.

Evitar el contacto directo: Evita el contacto directo con los productos químicos en la piel, los ojos y las vías respiratorias. Si ocurre un contacto accidental, enjuaga abundantemente con agua limpia y busca atención médica si es necesario.

Eliminar correctamente los residuos: Desecha los residuos de productos de limpieza y desinfección de acuerdo con las regulaciones locales y las mejores prácticas de eliminación de residuos médicos. Utiliza recipientes y bolsas de desecho adecuados, y asegúrate de seguir las pautas establecidas.

Es importante recibir capacitación adecuada sobre el uso seguro de productos de limpieza y desinfección, y seguir las políticas y procedimientos establecidos por la institución o el lugar de trabajo en el que se utilicen estos productos.

-Preguntas frecuentes sobre vestuario médico

¿Cuál es el nivel de protección que ofrece el vestuario?, ¿el producto es resistente al agua? ¿Es resistente a fluidos biológicos? ¿Ofrece protección contra la radiación, si es necesario?

La protección que ofrece el vestuario médico depende del tipo específico de producto y su diseño. Aquí están las respuestas generales a tus preguntas:

Nivel de protección: Algunos vestuarios médicos, como las batas quirúrgicas y los trajes de aislamiento, están diseñados para proteger al usuario de la exposición a fluidos corporales y otros contaminantes. Los guantes médicos protegen las manos, mientras que las máscaras y las gafas de protección protegen la cara y los ojos. Los productos específicos tendrán diferentes niveles de protección.

Resistencia al agua: Muchos tipos de vestuario médico, como las batas y los trajes de aislamiento, están diseñados para ser resistentes al agua para proteger al usuario de la exposición a fluidos corporales. Sin embargo, la eficacia de esta protección puede variar según el material y el diseño del producto.

Resistencia a fluidos biológicos: El vestuario médico diseñado para su uso en entornos de alto riesgo, como los quirófanos y las unidades de cuidados intensivos, generalmente ofrece alta resistencia a los fluidos biológicos. Esto incluye batas quirúrgicas, delantales de plástico, guantes y máscaras.

Protección contra la radiación: La protección contra la radiación generalmente se encuentra en el vestuario específico para aquellos que trabajan con radiografías, tomografías computarizadas y otros equipos que emiten radiación. Por ejemplo, los delantales y collares de plomo están diseñados para proteger contra la radiación.

¿Cómo se mantiene la esterilidad del producto? ¿Es desechable o reutilizable? Si es reutilizable, ¿qué tipo de procesos de limpieza y esterilización son necesarios?

La esterilidad del vestuario médico puede mantenerse de varias formas, dependiendo de si es desechable o reutilizable:

Desechable: El vestuario médico desechable, como las batas, guantes y mascarillas, se utiliza una sola vez y luego se desecha de forma segura. Esto evita el riesgo de contaminación cruzada y la necesidad de un proceso de limpieza. Estos productos suelen venir esterilizados del fabricante y se mantienen en envases sellados hasta su uso.

Reutilizable: El vestuario médico reutilizable, como algunos tipos de batas y delantales, se debe limpiar y esterilizar después de cada uso para mantener la esterilidad. Los procesos de limpieza y esterilización pueden variar dependiendo del tipo de producto y el material del que esté hecho. Aquí están algunas posibles formas de limpiar y esterilizar el vestuario médico reutilizable:

Lavado: Algunos productos pueden ser lavados en una lavadora con agua caliente y detergente. Esto puede ser seguido por un ciclo de secado a alta temperatura para ayudar a matar cualquier microorganismo restante.

Autoclave: Algunos productos pueden ser esterilizados en un autoclave, que utiliza vapor a alta presión para matar microorganismos.

Esterilización con gas: Algunos productos, especialmente los que son sensibles al calor, pueden ser esterilizados con gas, como el óxido de etileno.

Esterilización con radiación: Algunos productos pueden ser esterilizados con radiación, como los rayos gamma.

¿Está hecho de materiales hipoalergénicos?

La composición material del vestuario médico varía dependiendo del tipo de prenda y del fabricante. Muchas piezas de vestuario médico están diseñadas para ser hipoalergénicas, lo que significa que están hechas de materiales que tienen menos probabilidades de causar una reacción alérgica. Esto es especialmente importante en un entorno médico, donde el personal puede estar en contacto con estos materiales durante largos períodos de tiempo.

Algunos ejemplos de materiales comúnmente utilizados en el vestuario médico que son generalmente hipoalergénicos incluyen el algodón y algunos tipos de sintéticos. El látex, que a veces se utiliza en guantes médicos, puede causar reacciones alérgicas en algunas personas, por lo que muchos fabricantes ahora ofrecen alternativas sin látex.

Es importante leer la descripción del producto o la etiqueta para determinar de qué material está hecho un artículo específico de vestuario médico. Si tienes alergias conocidas a ciertos materiales, deberías evitar los productos hechos de esos materiales.

Si experimentas síntomas de una reacción alérgica, como enrojecimiento, picazón, hinchazón o dificultad para respirar mientras usas un artículo de vestuario médico, debes quitarte el artículo y buscar atención médica de inmediato.

Por último, aunque un producto puede ser etiquetado como hipoalergénico, eso no garantiza que no causará una reacción alérgica en todos los individuos. Las personas tienen diferentes sensibilidades, y lo que es hipoalergénico para una persona puede no serlo para otra. Por lo tanto, siempre es una buena idea probar un nuevo producto en una pequeña área de piel primero, si es posible.

¿Es resistente y duradero? ¿Cómo se comporta el vestuario bajo uso intensivo? ¿Necesita ser reemplazado con frecuencia?

La resistencia y durabilidad del vestuario médico varía ampliamente en función del tipo de producto y su uso previsto. Por ejemplo, los guantes de examen desechables y las mascarillas están diseñados para un solo uso y deben ser desechados después de cada paciente para prevenir la propagación de infecciones. Por otro lado, los delantales de plomo usados para protección radiológica pueden durar muchos años si se cuidan correctamente.

El comportamiento del vestuario médico bajo uso intensivo también varía. Por ejemplo, las batas quirúrgicas y las batas de aislamiento deben ser lo suficientemente fuertes para resistir la rotura o la perforación durante un procedimiento médico. Del mismo modo, los uniformes médicos deben ser capaces de soportar repetidos lavados y desinfecciones sin deteriorarse.

La frecuencia con la que debe ser reemplazado el vestuario médico depende de varios factores, incluyendo:

Tipo de producto: Los productos desechables, como los guantes y las mascarillas, deben ser reemplazados después de cada uso. Los productos reutilizables, como los uniformes médicos y los delantales de plomo, pueden durar varios años si se cuidan correctamente.

Frecuencia de uso: Los productos que se utilizan con frecuencia pueden desgastarse más rápidamente y necesitar ser reemplazados más a menudo.

Cuidado del producto: Los productos que se cuidan correctamente, como lavar los uniformes médicos según las instrucciones del fabricante, pueden durar más tiempo.

Normas y regulaciones: Algunos tipos de vestuario médico pueden tener requisitos específicos para cuándo deben ser reemplazados. Por ejemplo, algunas normas y regulaciones pueden requerir que los guantes médicos se reemplacen después de un cierto período de tiempo, independientemente de si parecen estar en buen estado.

¿Los productos tienen alguna característica adicional, como bolsillos para almacenamiento o lazos para ajustar el ajuste?

Las características adicionales del vestuario médico varían ampliamente dependiendo del tipo de producto y del fabricante. Sin embargo, aquí hay algunas características comunes que podrías encontrar:

Bolsillos: Muchos tipos de vestuario médico, como las batas y los uniformes de enfermería, tienen bolsillos. Estos pueden ser útiles para llevar pequeños artículos esenciales, como bolígrafos, blocs de notas, termómetros, y otros instrumentos de diagnóstico.

Lazos y cintas ajustables: Estos pueden estar presentes en batas, delantales y otros tipos de vestuario para permitir un ajuste personalizado. Por ejemplo, las batas quirúrgicas a menudo tienen lazos en la parte de atrás que pueden ser ajustados para un mejor ajuste.

Elásticos: Los elásticos son comunes en los puños de batas y guantes, así como en la cintura de ciertos pantalones médicos. Ayudan a asegurar que el vestuario se ajuste correctamente y se mantenga en su lugar.

Características de seguridad: Algunos tipos de vestuario médico pueden tener características de seguridad adicionales. Por ejemplo, las batas de aislamiento pueden tener una capa impermeable para proteger contra los fluidos corporales, y los delantales de plomo utilizados en radiografía tienen protección contra la radiación.

Etiquetas de identificación: Algunas prendas pueden tener etiquetas de identificación o espacios designados para ellas, facilitando la identificación del personal médico.

Características antimicrobianas: Algunos vestuarios médicos están hechos con materiales tratados con agentes antimicrobianos para ayudar a prevenir la propagación de bacterias y otros microorganismos.

¿Cuáles son las especificaciones técnicas del equipo, como la resolución de imagen, la capacidad de procesamiento, la precisión y la sensibilidad?

Las especificaciones técnicas de un equipo de exploración médica pueden variar según el tipo y la marca del equipo en cuestión. A continuación, se presentan algunas especificaciones técnicas comunes que se pueden encontrar en equipos de exploración médica:

Resolución de imagen: En el caso de equipos de imagenología, como tomografías computarizadas (CT), resonancias magnéticas (MRI) o ecografías (ultrasonido), la resolución de imagen se refiere a la capacidad del equipo para capturar y visualizar detalles finos en las imágenes obtenidas. Se expresa en términos de píxeles, líneas o puntos por pulgada (dpi).

Capacidad de procesamiento: La capacidad de procesamiento de un equipo de exploración médica se refiere a su capacidad para analizar y procesar los datos capturados o recolectados. Esto puede incluir el procesamiento de imágenes, el cálculo de mediciones o la generación de informes. Una mayor capacidad de procesamiento puede permitir una visualización más rápida y precisa de los resultados.

Precisión y sensibilidad: Estas especificaciones se refieren a la capacidad del equipo para detectar y medir con precisión las características o señales específicas. En equipos de diagnóstico o de análisis de muestras, la precisión se refiere a la exactitud de los resultados obtenidos, mientras que la sensibilidad se refiere a la capacidad del equipo para detectar incluso señales débiles o sutiles.